Lean Startup

¿QUÉ ES UNA LEAN STARTUP?

Lean Startup es una filosofía desarrollada en 2008 por el emprendedor Eric Ries que conjuga la filosofía de las “startup” con conceptos de Lean (Mejora Continua).

El objetivo es conseguir la agilidad que caracteriza a las empresas pequeñas de reciente creación (“startup”) sin renunciar a la eficiencia ni a una buena gestión.

Los principios de las Lean Startups son:

 -Los emprendedores están en todas partes: No hace falta trabajar en un garaje para estar en una startup, cualquiera que esté trabajando para crear nuevos productos en un entorno extremadamente incierto puede considerarse en una.

 -El espíritu emprendedor es management: Una startup es una empresa, y como tal necesita un sistema de gestión, adecuado para el entorno de incertidumbre extrema en la que opera.

 -Aprendizaje validado: Además de productos, una startup produce aprendizaje sobre cómo crear un negocio sostenible. Este aprendizaje puede orientarse de forma científica a través de experimentos

 -Crear-Medir-Aprender: A través de este ciclo la startup produce conocimiento validado. Es importante que esta rueda gire lo más deprisa posible. Cualquier demora innecesaria en completar un ciclo es MUDA (desperdicio)

 -Contabilidad de la innovación: Una startup necesita contabilizar los resultados, pero las medidas de rendimiento habituales no sirven, debemos crear un nuevo sistema para contabilizar el éxito

Toda startup parte de una visión de su creador acerca del producto y su mercado, el patrón de crecimiento esperable, etc. Esa visión incluye los llamados “actos de fe”, hipótesis básicas sobre las que se basa la visión de la empresa.

La visión da lugar a una estrategia (de producto, de marketing, de comunicación) basada en los “actos de fe” originales. En base a la estrategia, la startup crea el producto. La idea es sacar enseguida un producto mínimo viable (PMV) para tener cuanto antes el feedback de los clientes y empezar el ciclo Crear-Medir-Aprender. Al final de cada ciclo la empresa habrá obtenido nueva información sobre cómo quieren los clientes el producto, y se optimizará el producto en concordancia. A veces puede pasar que en un ciclo Crear-Medir-Aprender descubramos que alguna de las hipótesis sobre las que se basa la estrategia no es cierta. En ese momento la empresa deberá pivotar, es decir, cambiar la estrategia.

En una empresa tradicional, debe empezarse por conocer lo que valoran los clientes de los productos que se fabrican y dejar de trabajar en aquellas características o actividades que el cliente no valora, que son MUDA o desperdicios. La filosofía Lean Startup hace una proposición distinta en cuanto a la definición de la generación del valor: una Startup genera valor cuando aprende qué quiere el cliente. Por lo tanto, una startup que quiera ser capaz de demostrar a sus stakeholders (capital riesgo, empleados) que está avanzando, debe ser capaz de medir el avance en su aprendizaje acerca de lo que realmente quieren los clientes. A esto le llamamos aprendizaje validado.

En conclusión, de la misma forma que una empresa Lean tradicional busca añadir valor a los productos que fabrica de la forma más rápida y eficiente posible, una Startup Lean debe generar conocimiento sobre el cliente de la forma más rápida y eficiente posible. Todas las actividades de la startup que no contribuyen en este sentido son MUDA (desperdicios).

¡Comparte este post!

Meet The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *